Retirada de fibrocemento: materiales alternativos al amianto

retirada de fibrocemento

Actualmente, todos estamos al tanto del peligro que el amianto o asbesto representa para los seres humanos, así como también, son del conocimiento público las medidas a tener en cuenta en caso de que, por alguna causa, debamos postergar la retirada de fibrocemento de las estructuras de nuestras casas y oficinas.

En este sentido, retirar el fibrocemento debe ser una decisión que se tome en base a un análisis de la situación, debido a que de no cumplirse con tal evaluación, podría resultar contraproducente. De igual forma, es oportuno tener en cuenta el aspecto presupuestario que, en muchos casos, tiende a ser la causa por la que se posterga el proceso de remoción.

A propósito de lo anterior, al momento de elegir un sustituto del asbesto, es conveniente valorar dos aspectos: la eficiencia del material de acuerdo al fin al que será destinado y el coste. En este sentido, en el mercado existen alternativas tales como las fibras de lana mineral, de lana de vidrio, refractarias, orgánicas sintéticas, orgánicas naturales, de carbón y de acero.

Entre ellas, las fibras de lana, bien sea mineral o de vidrio, tienden a comportarse de manera similar al asbesto en entornos donde las temperaturas no son muy elevadas y el coste también es muy parecido cuando se obtiene de fabricantes japoneses o estadounidenses.

 

Retirada en mano de profesionales

Tomar la decisión de retirar el fibrocemento es tan solo el primer paso, el siguiente y tal vez más importante, será seleccionar a la empresa que se encargará de dicho trabajo, puesto que, ello implica evaluar presupuestos y la legalidad de la misma, toda vez que debe estar autorizada para ello.

Así mismo, recordemos que la mala ejecución de este procedimiento puede originar el esparcimiento de las fibras de amianto, convirtiéndose en un riesgo para la salud tanto de los trabajadores que ejecutan el procedimiento, como de las personas que se encuentran en los alrededores.

Además, un error en la selección del material sustituto igualmente podría poner en riesgo la salud o ser la causa de futuros problemas derivados del mal funcionamiento de las estructuras que han sido elaboradas a base del mismo. Por tanto, deben ser profesionales expertos quienes se encarguen de llevarlo a cabo.

 

 

WordPress theme: Kippis 1.15