Renunciar a una herencia en Sevilla, una difícil decisión

El anhelo de todo padre es ver que su legado se prolonga en el tiempo a través de sus hijos; es lo que han logrado aquellos que han hecho de sus negocios, lugares prósperos que a pesar de los años continúan siendo parte del patrimonio familiar y se convierten en una especie de institución en donde viven. Frente a este escenario, sería impensable renunciar a una herencia en Sevilla, sin embargo, a veces parece inevitable.

Tal es el caso de los hijos que se encuentran con una herencia caracterizada mayoritariamente por los pasivos. Más allá de la dificultad que implica añadir más deudas a nuestra lista de preocupaciones, la decisión es realmente compleja cuando son mínimas las posibilidades de saldar las cuentas con los acreedores.

Aunado a lo anterior, tenemos la presión de responder tributariamente con el pago de los impuestos sobre la sucesión, lo cual, dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, puede llegar a ser otra preocupación que atender.

Pero, pocos trámites jurídicos conmueven tanto como los derivados de una herencia, ya que se trata de casos en los que muchos sentimientos, tanto negativos como positivos, brotan y las decisiones siempre poseen una fuerte carga emocional.

Sin embargo, es de sabios intentar calmar las pasiones antes de tomar decisiones que puedan tener un gran impacto en nuestra vida. Y, ya que es comprensible que tal meta no pueda ser alcanzada frente a la muerte de un ser querido, siempre es aconsejable confiar en la orientación de un abogado que de forma responsable asuma nuestra representación sucesoral.

¿Callejón sin salida?

Las estadísticas demuestran que son más los que deciden renunciar que quienes manifiestan su aceptación, porque ante a una crisis económica, las dificultades tributarias y legales que implica aceptarla parecen no dejar otra alternativa a los herederos, que repudiarla.

No obstante, algunos se aventuran confiando en que, ante el fracaso, podrían aprovechar los beneficios de la ley segunda oportunidad. Pero, por mayor que sea el deseo de mantener aquella casa donde todos los hijos crecieron o el querer conservar aquel negocio que ha servido de legado familiar durante años, a veces lo mejor es desprenderse de lo que en el futuro nos traiga mayores problemas.

Ahora bien, ¿ante las dificultades, la única alternativa es  renunciar a una herencia?  La respuesta es no. El legislador, previendo un escenario en que el patrimonio de los herederos pueda estar comprometido, ha previsto la posibilidad de aceptarla bajo el beneficio de inventario.

No obstante, será nuestro abogado quien mediante la explicación de los efectos que esta decisión pueda tener sobre nosotros, nos oriente sobre la idoneidad de la misma. Sin embargo, no está demás intentar agotar todos los medios antes de optar por renunciar a una herencia.

renunciar a una herencia en Sevilla

 

WordPress theme: Kippis 1.15